Capitalismo: ¿fin de una ilusión?

marx_v[1]Interesante artículo extraído de la página de la BBC Mundo (edición latinoamericana) donde se muesta en pocas palabras las dos caras de la moneda de los sistemas económicos, el vaivén entre ambos, lo que muchos suelen llamar “teoría del péndulo”.

Espero que les guste, como siempre son bienvenidas las críticas…

Marcelo Justo

BBC Mundo

Con la caída del Muro de Berlín en 1989 se habló del “fin de la historia”, vieja ilusión humana que quedó hecha trizas con los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Ahora una encuesta global de la BBC derrumba otro de los pilares de aquel momento de supremo optimismo, cuando el derrumbe del comunismo se equiparó con la apertura de un futuro luminoso para la humanidad.

La consulta a más de 29 mil personas en 27 países pone de manifiesto un fuerte rechazo al vencedor de la Guerra Fría: el capitalismo.

Sólo un 11% de los encuestados cree que el sistema está funcionando.

La gran mayoría piensa que se necesita una profunda reforma del capitalismo para que sirva como sistema económico-social.

La crítica es tal que hubo una fuerte división entre los que valoran positivamente el fin de la Unión Soviética y los que piensan que fue un hecho negativo.

El fin de la historia

El resultado es más impactante aún si se lo compara con el discurso dominante luego de la caída del Muro de Berlín. El historiador estadounidense Francis Fukuyama encarnó mejor que nadie aquel optimismo irrepetible.

En un artículo de investigación publicado en The National Interest, Fukuyama argumentó que, con la derrota del comunismo, la historia había llegado a su fin porque el ser humano había encontrado dos pilares permanentes sobre los que montar una sociedad: en el aspecto económico, el libre mercado, y en el político, la democracia parlamentaria.

De una manera u otra, las sociedades debían llegar allí: el ser humano no tenía que buscar más allá de esta fórmula. La historia, por supuesto, continuó y hasta se podría especular que aceleró su movimiento.

De hecho, en poco más de una década, con los atentados del 11 de septiembre en 2001, la misma caída del muro resultaba irrelevante respecto a la nueva realidad global.

Los participantes de la encuesta de la BBC demuelen la otra premisa de la tesis de Fukuyama: el libre mercado no es la vía de la felicidad social.

El capitalismo “real”

Este desencanto tiene curiosos parlalelos con lo ocurrido con el marxismo.

En el siglo XIX, el socialismo y el comunismo se propusieron expresar el descontento de los sectores más postergados del capitalismo ante la miseria y la extrema desigualdad de la época.

El problema fue que la praxis concreta del comunismo en el siglo XX llevó a una dramática divergencia entre el optimismo de las consignas (el “paraíso de los trabajadores”) y la realidad cotidiana de sociedades sometidas a gobiernos represivos y pesadillas burocráticas.

Esta diferencia llevó a los comentaristas de la época a distinguir entre un “socialismo real” y otro “ideal” que sólo existía en el universo platónico de los manuales de texto y las consignas.

Una diferencia similar se puede plantear actualmente entre el “capitalismo real” y el “ideal” que se difunde por un complejo proceso mediático y visual.

El paraíso del consumo feliz que impregna el discurso social tiene poco que ver con la percepción cotidiana de las mayorías.

La crisis económica mundial ha contribuido decisivamente a poner al desnudo esta discrepancia.

Link:
http://www.bbc.co.uk/mundo/internacional/2009/11/091109_muro_capitalismo_mj.shtml

4 Responses to “Capitalismo: ¿fin de una ilusión?”

  1. Vicente Márquez Says:

    Hola Adrián…como estas? Casualmente hace dos dias habia leido este articulo de BBC Mundo y llegue a una conclusión, que será exactamente lo mismo que voy a plantear ahora como comentario.

    Particularmente pienso que todos los sistemas politico-económicos, como productos de la misma esencia humana, son suceptibles y se hace necesario, que cambien, se transformen, es imposible que un mismo sistema permanezca inmovil por mucho tiempo, sin que genere demasiadas perversiones que hagan necesario un cambio, que puede ser por la via de la reforma o en los casos mucho más radicales, por la via de una revolución.

    Está más que claro que tanto el Capitalismo en su acepción más actual, así como el “Socialismo Real” (entiendase que me refiero al que aplicaron los Paises Comunistas en el siglo XX) han quedado rezagados a las realidades más que cambiantes de la sociedad mundial. En mi humilde opinión como Internacionalista, creo que la crisis actual es una oportunidad imprescindible para que empiecen cambios en las estructuras no solo sociales, politicas o económicas, sino también ideológicas, porque mientras se siga con el mismo sistema de relaciones globales, los problemas se irán acrecentando, desde las desigualdades sociales y politicas, asi como problemas mucho mas apremiantes pero quizás menos mencionados, como el impacto del calentamiento global, por solo citar un ejemplo.

    Buen aporte!!!

    Like

    • adrianhernandez Says:

      Vicente,

      Gracias por tu comentario. Pues sí como bien dices la sociedades demandan nuevos modelos para nuevas realidades, pero lo que parece que se está haciendo es lo mismo de antes. La crisis ha llegado pero nadie ha cambiado diametralmente su posición política ni económica. Planes de estímulo, rescate de bancos, créditos adicionales, inyeccción de moneda, pero más allá de eso poca cosa. Lo que si es que como dice el artículo empezamos a ver al otro lado de la teoría como la solución, el péndulo llegó a su máxima altura y todo parece indicar que nos vamos rápidamente hacia la izquierda; los Evo, Chávez, Sarkozy aparecen, los Bush huyen…..

      Like

  2. manel hernández Says:

    Con todos sus defectos y sobretodo comparandolo con el marxismo o el comunismo y socialismo conocidos hasta la fecha, me quedo con el liberalismo con los ojos cerrados.

    El socialismo, simplificando, distingue entre dos clases: Trabajadores y Capitalistas. Bajo el capitalismo los empresarios compiten para comprar tu fuerza de trabajo y si mejoro mis capacidades puedo mejorar y “elegir” a quien se la vendo. Incluso si no me gusta ninguna opción puedo fundar mi propio negocio.
    Bajo el socialismo no puedo elegir, he de vivir según los valores socialistas a la fuerza. El socialismo sólo brinda un camino, no da alternativas. Sin alternativas no hay libertad.

    Un abrazo.

    Like

    • adrianhernandez Says:

      Manel,

      Creo que el artículo plantea de forma sencilla y resumida lo que ha sucedido a través del tiempo con los sistemas económicos. Los experimentos “socialistas” los cuales se basaron en economías centralmente planificadas plasmaron realidades bien alejadas de lo que planteaban en los escritos del llamado “socialismo real”.

      Por otro lado y haciendo un paralelismo se puede observar lo que ocurre actualmente con el sistema capitalista; la promesa de que el mercado es el mejor asignador de recursos y que a partir de él se pueden satisfacer todas la necesidades de la población se empieza a ver como una idea poco viable.

      El mundo luego de la crisis está volviendo a mirar hacia la izquierda, quizás la solución esté en un sistema que considere ambas visiones….

      Como siempre Manel, gracias por tu comentario…

      Un abrazo…

      Like


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: