Vivimos en África pero nos creemos londinenses

Vivimos en AfricaHace algunos días me encontraba caminando por la cuidad de Caracas luego de salir del trabajo rumbo a mi casa. En medio del caos típico de las seis de la tarde me senté en una plaza a tomar un descanso y me dedique por unos minutos a observar tranquilamente el ir y venir de la gente, ya que como se suele decir “el día estaba hecho”. Luego de un rato de descanso comencé a darme cuenta de cuan particulares somos los venezolanos y en especial los caraqueños; desde el andar por la calle, la forma de actuar ante las situaciones, los gestos, las palabras, etc. denotan una sociedad con una especial idiosincrasia llegando a la conclusión que da nombre a este artículo, “Vivimos en África pero nos creemos londinenses”

Pues sí, particularmente creo que los venezolanos tenemos una dicotomía en nuestro quehacer social, un quiebre entre nuestra realidad del día y día y nuestro comportamiento, una forma de ser y unas costumbres que se adaptan poco a nuestras condiciones de vida.

Y es que aunque no lo crean vivimos en algo parecido a África, somos uno de los países más violentos del mundo ostentando el record de tener la segunda cuidad más violenta por homicidios (Caracas, con 96 por cada 100.000 habitantes) ganándole a cualquier cuidad de África. También somos uno de los países más corruptos ubicándonos en el puesto 162 de 179 donde sólo nos superan países africanos a excepción de Haití.

Pero hay más, según registros del año 2007 tenemos uno de los índices más bajos de gobernabilidad del mundo, al nivel de países como Zimbabwe, Costa de Marfil y Bielorrusia y además es de los que más se ha deteriorado en la última década y, para cerrar, en el año 2008 registramos la segunda inflación más alta del mundo, solo superada por Zimbabwe (es que este país se las trae, el es único que nos gana en todo).

Pero si todavía les queda alguna duda o no suelen confiar en la fiabilidad o relevancia de estos índices, pues los invito a reflexionar un poco sobre las condiciones de vida de nuestro país. En cuestión de un año ha habido cuatro o cinco apagones de energía eléctrica, con pérdidas incalculables para la población, además se está hablando de un racionamiento del servicio, ¡sí! En pleno siglo XXI están pensando en racionar el servicio eléctrico.

En cuanto a los servicios de transporte podemos decir que trasladarse en Venezuela es toda una proeza, el sistema de transporte público es de pésima calidad en cualquiera de sus versiones, incluso el Metro de Caracas, una de las cosas por la cual los caraqueños nos sentimos orgullos da muestras a diario de su colapso, incapacidad y mal funcionamiento. Si a ello le agregamos el tráfico y el mal estado de las vías el escenario es cuando menos paupérrimo.

En síntesis, vivimos en un país con un cierto grupo de condiciones muy parecidas en incluso en algunos casos peores que la de países africanos, claro está, poseemos ciertas condiciones (sobretodo a nivel económico) que nos diferencian de forma clara de la región más pobre del mundo.

Pero lo sorprendente de todo esto no es que vivamos en un país con una realidad similar a la africana, sino que nuestro comportamiento esta totalmente disociado de nuestras condiciones reales de vida. Por que en la sucursal de África llamada Venezuela vivimos enfluxados, entaconados, maquillados o perfumados (dependiendo del caso) así nos toque caminar 7 cuadras al día a 30º grados, porque en nuestra casa hay racionamiento de agua pero hacemos hasta lo imposible para salir igual de peinados todos los días, porque nos quedamos sin electricidad pero igual las mujeres se secan el cabello a diario, porque tenemos que agarrar tres transportes públicos y hora y media de traslado para llegar a nuestro trabajo pero eso no evita que lleguemos igualmente arreglados como si fuésemos para una fiesta, porque la mujer promedio venezolana no sale sin maquillarse ni para ir a comprar el pan, porque Venezuela ostenta ser el país de mayor consumo per cápita de cosméticos del mundo.

Pero no solo el culto al físico es una característica de la disociación de la sociedad venezolana, porque además somos el primer importador de Whisky del mundo y es que ni siquiera los mismos ingleses nos ganan en eso. Además tenemos una nueva moda (y disculpen de antemano que me vuelva a meter con eso, pero es que es un fenómeno social demasiado impactante), la moda Blackberry. Y aquí si peco de especulador y un tanto irresponsable porque no tengo el dato en la mano, pero creo que debemos ser uno de los primeros países importadores de Blackberrys, o al menos uno de los países con mayor crecimiento del mercado de estos equipos. Y cometo esta irresponsabilidad porque no hay más que levantar la vista y ver el porcentaje de personas usuarias de teléfonos celulares y la proporción de Blackberrys. Es realmente impresionante como esa moda ha calado en la sociedad venezolana y ya está pasando a ser parte de nosotros, como la ropa elegante, como el taconeo de la mujer, ahora tenemos al Blackberry. Ojo, en ningún momento he denigrado y descalificado las prestaciones y servicios de este teléfono porque es sin duda un salto tecnológico, pero más allá de su utilidad creo que para el venezolano de a pie este aparatico representa más fetichismo de la mercancía y demostración de opulenta que otra cosa.

Y la lista puede seguir, joyas, relojes, restaurantes, ropa, zapatos, rumbas, etc. En fin el venezolano promedio vive el día a día en su cabeza como si estuviese viviendo en una sociedad desarrollada y vive para darse gustos de ese nivel, pese a que día a día tenga que sudar la gota gorda en una camionetita o en medio del colapso del metro. Pese a que llueva, truene o relampaguee, haya apagón o marcha el venezolano siempre lleva el “glamour” por delante. Aunque vivamos en África nuestro realismo mágico nos hace caminar a diario por Abbey Road.

4 Responses to “Vivimos en África pero nos creemos londinenses”

  1. Eduardo Gil Says:

    Tienes razon en lo que expones aqui Adrian, hace poco conversando con unos amigos sobre este tema , uno de mmis compañeros dijo unas palabras que de verdad me gustaron, y es que no podemos pretender ser un pais del primer mundo cuando tenemos mente de tercermundistas, eso de que creemos que vivimos en londres pero en una realidad comparable solo con un pais africano, es para ponerse a pensar, yo me atreberia a decir que somos unos Africanos con dinero, o con un sentido del consumismo exagerado……….

    En fin, no podemos pretender ser un pais del primer mundo mientras sigamos pensando como tercermundistas.

    Like

    • adrianhernandez Says:

      Eduardo,

      Sí! en efecto estoy de acuerdo con lo que dices, en este tema podemos ahondar muchisimo y desnudar a la sociedad venezolana con todas las deficiencias que ella implica. Entre tantos problemas y virtudes de nuestra sociedad creo que uno de los principales es resolver esa irresponsabilidad en el manejo de los recursos que nos caracteriza. Desde los niños hasta los políticos carecemos de una visión de futuro, de poder ver más allá del viernes. Si no comenzamos resolviendo eso, África nos espera….

      Muchas Gracias por tu comentario y espero que sigas siendo lector y comentarista de este espacio….

      Saludos…

      Like

  2. Olga Andreina Says:

    Excelente analogía la de este articulo, he tenido reflexiones parecidas acerca del comportamiento de la sociedad venezolana, claro esta las mías están dirigidas a lo ineficiente que somos en casi todos los ámbitos (sobre todo el económico) a consecuencia de nuestra idiosincrasia donde prevalece en forma predominante la corrupción y me parece increible como sienta sus bases cada vez más en los hogares venezolanos.
    Sin embargo, la enfermedad que padecemos, porque aunque muchos digan que no, somos una sociedad enferma y descompuesta, es más grave y va más que allá que ser una sucursal de África, es que no hagamos absolutamente nada por cambiar esa triste realidad ……

    Like

    • adrianhernandez Says:

      Olga,

      Muchisimas gracias por tu comentario, es además super acertado sobretodo por lo que expones de que no hacemos nada para cambiarlo. En cuanto a la ineficiencia que nombras tengo un artículo un poco más abajo que da un punto de vista de ese tópico que comentas, sería interesante que lo revisaras….

      Saludos y espero que sigas siendo una lectora de este espacio…

      Like


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: